Los bomberos se enfrentan a una oleada de fuegos intencionados en Ceuta

Madrugada complicada para los bomberos. Y todo porque, según se sospecha, algunas personas se han dedicado a efectuar incendios provocados en distintos puntos de la ciudad. La oleada de daños ha comenzado a las 4.30 horas de esta madrugada y ha tenido en jaque a los componentes del SEIS, según informa el diario digital El Faro de Ceuta.

El incendio más grave ha sido justo al lado del cementerio musulmán de Ceuta. Hasta tres focos distintos han tenido que ser controlados en una noche de viento que complicaba todo. Esta zona se ha convertido en punto negro. Ya son varios los sucesos que se producen allí y todos son provocados. Esta madrugada se han prendido tres focos diferentes: dos en la zona de la calle Soldado Valle Almazán, entre las viviendas y el cementerio musulmán, en una zona de matorral. A continuación uno en los alrededores del Hospital Universitario, donde están los “últimos edificios” del HUCE.

Se han quemado en total 3.000 metros cuadrados de monte y existe preocupación porque no es la primera vez que se actúa en este punto. Es como si hubiera un interés premeditado. Pero aquí no terminaba la madrugada. Después los Bomberos tuvieron que acudir a sofocar un coche en llamas cerca del Príncipe, al lado del HUCE. El vehículo lleva abandonado un mes aproximadamente y la Policía ya tiene constancia de lo ocurrido en una acción, también premeditada.

Se han movilizado las dos dotaciones que estaban de guardia: 12 bomberos, 3 autobombas y se han empleado 15.000 litros de agua. La Policía Local ha escoltado a Bomberos en todo momento y no han sufrido apedreamientos.

Todos los servicios tienen en común que detrás está la mano del hombre. Como también la estuvo justo hoy, hace una semana, en el incendio de Calamocarro, destrozando un espacio de alto valor ecológico con más de 60 hectáreas calcinadas.

 

Imagen: El Faro de Ceuta

Aumentan las intervenciones de bomberos en Toledo

En el primer semestre del año se han producido un 6,5% más de actuaciones por parte de los bomberos de Toledo respecto al año anterior, según informa el diario digital La Tribuna de Toledo.

Con la culminación del primer semestre de 2019, es momento de hacer balance de cómo han sido las actuaciones que, desde el Parque de Bomberos de Talavera se han llevado a cabo.En total han sido 369 intervenciones (frente a las 344 del mismo periodo en 2018), de las que 366 fueron en la ciudad y 3 en salidas a pueblos cercanos, en concreto  Pepino, Cazalegas y San Martín de Pusa.

Destacan las 35 actuaciones preventivas en retenes, pólvoras, ferias o pruebas de vehículos, los 78 incendios forestales, 25 urbanos, 14 en solares y parcelas  y 5 vehículos. Pero no solamente las actuaciones de este cuerpo se limitan a subsanar daños ya ocasionados, sino que también a prevenir; como las 46 actuaciones para evitar el riesgo en la vía pública, mediante saneamiento de fachadas, retirada de elementos con riesgo de desprendimiento o la casi veintena de intervenciones para retirada de mobiliario urbano como contenedores o palmeras.

En este balance se incluyen también 5 accidentes de tráfico, 9 aperturas de puertas e incluso 15 falsas alarmas entre las salidas que desde este Parque de Bomberos se han llevado a cabo en el primer semestre de este año.

Aumento considerable

Teniendo en cuenta los datos de los primeros seis meses de 2018, se observa cómo han sido un total de 25 actuaciones más las que, desde el Parque de Bomberos de Talavera, se han llevado a cabo.

Casi un 6.5% más de avisos, respecto a un 2018, donde la mayor parte fueron ocasionados por riesgo en la vía pública, aperturas de puertas o retirada de mobiliario urbano.
Los incendios de pastos también ocasionaron actuaciones. Rozó el medio centenar de ocasiones las veces que hubieron de acudir los bomberos a controlar algún tipo de fuego en pastos.

Riesgo de incendios veraniegos

Tal y como indica David Bernabé, jefe de servicios de extinción de incendios de Talavera, nos encontramos ante una situación para los próximos meses muy delicada. La escasez de lluvias, provoca que se tengan que extremar las medidas y el cuidado para que ningún despiste provoque un fuego. 

Un verano proclive al fuego, por el que ya están advertidos, tal y como se desprendió de la reunión con INFOCAM.Todo ello unido a las altas temperaturas, crean un caldo de cultivo muy favorable para que se originen incendios. Para ello, recomiendan seguir las indicaciones de los organismos públicos, y difundir las diferentes campañas de sensibilización que se están coordinado.

Además, Bernabé recuerda la prohibición de la JCCM de hacer fuego. Otro aspecto a evitar son las denominadas «quemas controladas» pues dadas las condiciones favorables para la expansión del fuego, es fácil que se produzca un descontrol que origine un siniestro.

Seguir las normas básicas, se antoja como fundamental para poder pasar un verano de la forma más tranquila posible, pues la mayor parte de los incendios se originan por imprudencias o descuidos, pues a menos que la causa sea una catástrofe natural (tormenta eléctrica), son provocados voluntaria o involuntariamente por la mano del hombre.

Una sentencia del Supremo niega a bomberos voluntarios acceder a profesionales sin oposición

El Tribunal Supremo ha dado la razón al Ayuntamiento de Aznalcóllar en una demanda que interpusieron dos bomberos voluntarios que trabajaban en la localidad, que reclamaron ser dados de alta como funcionarios del Ayuntamiento, aunque la sentencia considera que la experiencia como voluntario no les capacita para ello, según publica la edición de Sevilla del diario ABC.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, se deriva de la decisión del Ayuntamiento de reestructurar el parque de bomberos de la localidad, que el 30 de octubre del 2015 excluyó a los citados bomberos del cuadrante de guardias, a pesar de que «venían prestando servicios como bomberos profesionales». Como no tenían consolidada su situación, no estaban dados de alta en la Seguridad Social.

Los demandantes han sostenido en el procedimiento que estaban en las mismas condiciones que sus compañeros profesionales: «debían cumplir un horario. Tenían turnos de guardia, disponibilidad, iban uniformados y obedecían las instrucciones y órdenes del jefe del parque de bomberos»; por lo que reclamaron ser dados de alta como trabajadores municipales, «con la misma categoría que el resto de funcionarios o laborales».

La sentencia recoge que «prestaban sus servicios atendiendo a cuantos avisos se requerían en la zona, acudiendo a veces ellos solos y otras acompañados por bomberos profesionales del parque del Aljarafe, interviniendo con el equipo facilitado en todo tipo de incidencias, sin que en las actuaciones se diferenciasen en sus funciones de los bomberos profesionales del parque, teniendo los mismos medios materiales».

Un parche para cubrir deficiencias

Sin embargo, el Ayuntamiento argumentó en su defensa que los bomberos, en el caso de querer ser dados de alta como personal laboral, tenían que pasar por el mismo proceso de selección que cualquier trabajador, incluyendo unas oposiciones, rechazando que pudiese ser directamente funcionario alguien por haber tenido antes experiencia como voluntario.

El trabajo de voluntario lo habían desarrollado «al calor de la legislación andaluza que afectaba a este colectivo y al convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Aznalcóllar y Diputación Provincial de Sevilla», según fuentes municipales, que añaden que «para ser bombero, según la normativa vigente, es obligatorio ser funcionario, no puede ser una persona bombero con contrato laboral».

Además, el consistorio entendía que «las pretensiones económicas de estas personas eran que se le abonara el mes completo de emolumentos, a pesar de que hacían guardias voluntarias, solo durante unas horas concretas al mes, y si se les pagaba a todas las personas que eran bomberos voluntarios, en un Ayuntamiento tan pequeño, hubiera significado la quiebra económica de la corporación por una causa sobrevenida».

En mayo de 2018, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía dictaminó la incompetencia de jurisdicción en este caso, revocando la sentencia de primera instancia que declaró la relación laboral de los bomberos voluntarios, y la decisión del Tribunal Supremo confirma la decisión del tribunal andaluz, basándose en la Ley de Gestión de Emergencias de Andalucía, «que exige que el desarrollo de las funciones de bomberos sean ejercidas por funcionarios y no por personal laboral y que se debe superar un proceso selectivo para ello (…) siendo que las plazas de los bomberos de los servicios de emergencia de Andalucía reservadas para personal funcionario».

La decisión del Supremo es firme, con lo que ya no cabe recurso y pone fin a un conflicto que tiene su origen en la proliferación de la figura de los bomberos voluntarios como alternativa barata de los ayuntamientos ante la falta de parques profesionales en toda la provincia de Sevilla.

 

Imagen: Blume TXT Wordpress

España y Portugal podrán entrar hasta 25 kilómetros en el país vecino para luchar contra incendios y otras catástrofes

España y Portugal podrán intervenir de forma directa en los 25 kilómetros del país vecino pegados a la frontera sin necesidad de autorización ni comunicación previa en la lucha contra incendios y otros riesgos transfronterizos que por su potencial puedan afectar a la propia seguridad nacional, lo que supone aumentar esta franja a más del doble, según informa la agencia Europa Press.

   Así se ha acordado en el marco de la XIV Comisión Hispano-Portuguesa de Protección Civil que se ha celebrado esta semana pasada en la subdelegación del Gobierno en Salamanca, donde se ha analizado el estado de la cooperación bilateral en materia de incendios y otras catástrofes transfronterizas.

   Según han informado fuentes de Protección Civil y Emergencias a Europa Press, hasta ahora, esa franja en la que España podía entrar a intervenir en Portugal y al contrario en ese tipo de situaciones, era sólo de hasta 10 kilómetros, en los que si un riesgo del país vecino, como por ejemplo en caso de incendio, puede afectar al propio. De esta manera se pasa de 10 a 25 kilómetros la capacidad de procedimiento especial para primer ataque y asistencia mutua.

 De este modo, en tales supuestos España podrá actuar en Portugal y al contrario sin necesidad de comunicación inicial aunque sí deberá notificar después la actuación transfronteriza.

   Con esta ampliación, en la declaración bilateral conjunta han subrayado la plena implantación del Protocolo adicional en materia de lucha contra incendios forestales y la asistencia mutua en otros riesgos en las zonas colindantes.

 La reunión en la capital charra ha estado presidida por el director general de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, Alberto Herrera, y por el presidente de la Autoridad Nacional de Protección Civil de Portugal, Carlos Mourato.

En el encuentro ambos países han destacado sus "sólidas relaciones" en esta materia, reforzadas tras la firma del Protocolo Adicional de Ayuda Mutua en Zonas Transfronterizas, firmado en la Cumbre Ibérica que se celebró en Valladolid el pasado mes de noviembre.

El desarrollo del encuentro ha permitido, según ha informado la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, una discusión franca y productiva sobre el estado de cooperación bilateral, el balance de las acciones realizadas y, en particular, la asistencia mutua en materia de incendios forestales.

   Las partes han mostrado su voluntad de seguir profundizando en este modelo de cooperación y en poner mayor énfasis en la planificación, previsión, prevención y gestión de riesgos, a través de una colaboración que se pretende cada vez más participativa, conjunta y dinámica entre los dos países.

Imagen: Protección Civil y Emergencias