Los Bomberos de Benalmádena solicitan colaboración ciudadana para prevenir incendios

Así lo han confirmado fuentes de la Concejalía de Seguridad junto con el jefe de Bomberos de Benalmádena, David Bañasco, quienes explicaron que "a través de unas medidas muy básicas recomendadas desde el Área de Emergencias, podemos prevenir la aparición de nuevos incendios forestales que ocasionen daños en viviendas y zonas verdes", según informan en el diario digital Veinte minutos.

La realización de un perímetro de seguridad alrededor de las viviendas que colindan con el campo para evitar incendios forestales o interfase constituye una de las medidas esenciales destacadas por dicha concejalía.

"Tenemos que seguir trabajando y sumando esfuerzos para evitar nuevos incendios. Realizamos un llamamiento a la población para que conecten con el 112 ante cualquier posible indicio de incendio y así poner en alerta a los servicios de emergencia", señalaron estas fuentes. Por su parte, Bañasco agregó que está siendo un verano "duro" en cuanto a incendios forestales e interfase. El jefe de bomberos explicó que Benalmádena está integrada por muchas zonas de interfase, que son las que coinciden masas forestales y viviendas: "Por tanto, el riesgo es mayor, al encontrarse muy cerca la vegetación de las casas".

Bañasco destacó que la colaboración ciudadana y la actitud preventiva resultan muy importantes: “Tener conciencia de que tenemos que limpiar las zonas de vegetación cercanas a nuestras viviendas para evitar que el posible incendio llegue a nuestras casas; además de otras medidas, como no verter vegetación que cortamos de nuestros jardines al exterior del vallado, donde se acumula y seca hasta convertirse en combustible fácil para la propagación de un fuego".

Para este verano se espera "un alto riesgo de incendio por las elevadas temperaturas, la desecación de la vegetación y las frecuentes rachas de viento de poniente, que dificultan las labores de extinción", recordó Beñasco. En lo que llevamos de temporada estival,  Benalmádena ya ha padecido cinco incendios forestales de gran magnitud.

El Ártico acumuló en junio más CO2 que los nueve meses de junio anteriores juntos

Copérnico, el programa de Vigilancia Mundial del Medio Ambiente y la Seguridad, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la NASA no paran de ofrecer datos alarmantes en los últimos días sobre la ola de calor y los incendios inusuales que sufre el Ártico. Los fuegos están incluso dentro del Círculo Polar Ártico, en Siberia, Groenlandia, norte de Canadá y Alaska. En junio, Copérnico detectó más de cien incendios forestales intensos y de larga duración, mes en el que emitieron 50 millones de toneladas de CO2, más de lo emitido los meses de junio juntos de 2010 a 2018. En julio, Anchorage, en Alaska, batió el récord de temperaturas (32° C) y Hess Creek sufrió un incendio que arrasó 70.000 hectáreas, según se recoge en el diario OSBOdigital.

Hace unos días lo ponía de relieve WWF España en la presentación del informe Arde el Mediterráneo: estamos en la era de los superincendios avivados por las olas de calor que provoca el cambio climático y que afectan cada vez más a latitudes muy al norte. En pocos días, Copérnico, la OMM y la National Aeronautics and Space Administration de Estados Unidos (NASA), corroboran estas afirmaciones con imágenes, datos y estadísticas sobre incendios que se alían con altas temperaturas inusuales.

“Anchorage, Kenai y King Salmon batieron todos los récords el 4 de julio. En Anchorage se alcanzaron los 90° F (32° C); el récord anterior era de 85° F (29° C), del 14 de junio de 1969. Este calor también ha sido inusual por lo que ha durado, con seis días consecutivos donde las temperaturas superaron los 80º F grados, el tramo más largo registrado”. Estos datos aportados por la NASA tienen su correlación en forma de incendios, que se propagan más rápidamente.

Según la misma agencia espacial, “grupos de incendios forestales provocados por rayos ardieron alrededor de Fairbanks desde el 21 de junio de 2019. Un segundo grupo comenzó a arder al sur del desierto de Koyukuk el 5 de julio”. “Hasta el 9 de julio había 38 grandes incendios en Alaska –prosiguen desde la NASA– que consumieron 280.000 hectáreas, más de la mitad de la superficie quemada en los Estados Unidos en 2019”.

El fuego más grande tuvo lugar en Hess Creek, al norte de Fairbanks, donde se quemaron casi 70.000 hectáreas de masas de abeto negro y mixtas de abedul, álamo y abeto blanco. Todas las zonas citadas de Alaska están o muy cerca o en pleno Círculo Polar Ártico, lo que denota el avance del calor y las llamas hacia latitudes tradicionalmente más frías y poco propensas a los incendios.

Todo es inusual: la latitud, la intensidad y la duración de los incendios

Durante el mes de junio y las dos primeras semanas de julio, el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico detectó más de cien incendios forestales intensos y de larga duración en el Círculo Polar Ártico. “Solo en junio, estos incendios emitieron 50 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, lo que equivale a las emisiones anuales totales de Suecia y a lo que emitieron los incendios del Ártico durante todos los meses de junio juntos entre 2010 y 2018”.

Al igual que sucede en Alaska, uno de los estados de Estados Unidos más castigado por los incendios forestales. Copérnico también admite que en general estos son comunes en el hemisferio norte entre mayo y octubre. Pero advierte: “la latitud y la intensidad de estos incendios, así como el tiempo que se mantienen activos, ha sido particularmente inusual”.

Los incendios del Ártico han sido más severos en Alaska y Siberia, donde Copérnico apunta que han sobrepasado las 100.000 hectáreas. Volviendo al primer estado, el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera de Copérnico lleva registrados casi 400 incendios forestales en lo que va de año, “y se añaden nuevos día a día”.

Prudencia ante un estado tradicionalmente muy castigado: Alaska

Milagros Álvarez, ingeniera forestal que trabaja en Washington y ha coordinado y editado recientemente un importante informe estadístico (Estado de los Bosques de América), confirma que “Alaska ha batido el récord histórico en temperaturas máximas, que unido a la cantidad de mortalidad que existe por causa de agentes patógenos defoliadores de los árboles desata incendios devastadores”. Pero Álvarez opta por la prudencia: “¿Hasta qué punto este año es peor que años anteriores en Alaska? Todavía no se puede estimar. Si se analizan los datos históricos para la zona, todavía estamos dentro de lo que ha sucedido en otros años malos anteriores

La OMM tiene claro que “el cambio climático, con el aumento de las temperaturas y la alteración en los patrones de precipitación, está amplificando el riesgo de incendios forestales y prolongando la temporada de estos”. Riesgo que llega hasta Groenlandia, porque este año la NASA ha detectó un incendio el 10 de julio en una zona pantanosa con vegetación musgosa y de matorrales. Aunque muy probablemente la causa fue la actitud negligente de un excursionista, la agencia espacial sostiene que “el clima cálido y seco ayudó a preparar el escenario para las llamas”.

La OMM concluye que “el norte se está calentando más rápido que el planeta en su conjunto, y ese calor seca los bosques y los hace más susceptibles para que ardan. Un estudio encontró que los bosques boreales de la Tierra se queman en la actualidad a una velocidad que no se ha visto en al menos 10.000 años”. Dicho estudio es de 2013 y se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Imágenes: Pierre Markuse y NASA

 

Móstoles convoca seis plazas de bomberos para ampliar la plantilla municipal

El Ayuntamiento de Móstoles ha puesto en marcha la convocatoria de seis nuevas plazas de bombero/a conductor/a especialista para ampliar el servicio de extinción de incendios del municipio, que se encuentra pendiente de una posible dispensa al Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, según informa la web de Telemadrid.    

El Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid ha publicado este lunes la convocatoria oficial para optar a las seis nuevas vacantes de bombero conductor especialista, para lo cual será imprescindible tener el título de bachiller y el permiso de conducir de clase C.

Las bases de esta nueva convocatoria, que son correspondientes aún a la oferta de empleo de 2017, incluyen como principal novedad que "han sido mejoradas desde la perspectiva de género", destaca el consistorio en una nota de prensa.

Diferente baremación en las pruebas físicas

Serán diferenciadas las marcas de puntuación de las pruebas físicas en función del género de las personas aspirantes, además de su orden de realización, de modo que las pruebas teóricas se realizarán en primer lugar, seguidas de pruebas de destreza, pruebas físicas y las de conducción.

Entre las pruebas a superar, según la convocatoria, se encuentra la realización de un primer ejercicio teórico -y puntuable-, un segundo ejercicio sobre tolerancia al trabajo en espacios confinados y en altura -calificable con apto o no apto-, seguido del ejercicio de pruebas físicas, puntuable con perspectiva de género.

En cuanto a las pruebas físicas, se desarrollan en el siguiente orden: natación; carreras de 60, 300 y 2.000 metros; subir a brazo y levantamiento de peso; y por último, se realizará la prueba de conducción y reconocimiento médico.

Nuevo parque de bomberos

Con esta nueva convocatoria, el Ayuntamiento de Móstoles continúa ampliando la plantilla del servicio municipal de extinción de incendios a la vez que se encuentra negociando con el Gobierno regional el acuerdo de dispensa de este servicio al cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid.

En agosto de 2017, ayuntamiento y Comunidad iniciaban los trámites para que la plantilla de bomberos de Móstoles pase a depender de la Comunidad, algo que aún no se ha acabado de concretar por las reclamaciones laborales de algunos sindicatos.

En dicho convenio se establecía que la formalización de esta dispensa iría acompañada de la construcción de un nuevo parque de bomberos en el municipio, fuera del casco urbano, para lo cual el ayuntamiento ya ha cedido unos terrenos, cerrándose el actual parque, que se encuentra en la calle Empecinado.

A principios de año, la Comunidad de Madrid anunció que preveía la construcción de este nuevo parque de bomberos en Móstoles antes de 2020, dentro de un nuevo Plan Regional que pretende cubrir hasta el 90 por ciento de la población total, en menos de 10 minutos en los próximos cinco años.

Más información en convocatoria: 

https://www.bocm.es/boletin/CM_Orden_BOCM/2019/07/29/BOCM-20190729-40.PDF

Imagen:CPPM

Un grupo de bomberos del parque de Soria restaura una autobomba de 1960

Cinco integrantes del parque de Bomberos de Soria han dado rienda suelta a su pasión por los vehículos antiguos dando vida a una joya olvidada hace treinta y tres años. El protagonista: un Magirus-Deutz Mercurio autobomba TLF 16, que incorpora un motor diésel V6 de 7.980 centímetros cúbicos y una característica turbina de refrigeración por aire.

La historia de este antiguo vehículo bomberil se remonta a 1960, año en el que estuvo de servicio en el Ayuntamiento de Soria hasta 1993. Fue entonces cuando se trasladó a un patio y cayó en el olvido más absoluto durante quince años a la intemperie. Después se decidió su traslado a una nave, donde los ratones lo celebraron con gran alborozo hasta consumirlo por dentro.

Hace dos años, un grupo de bomberos del parque soriano decidió darle otra vida al camión autobomba que, en su día, tantos servicios aportó a la ciudadanía de Soria durante los treinta y tres años que estuvo operativo.

Restauración con pasión

Entre intervención, formación y prácticas, los cinco compañeros del servicio, todos en activo, lograron restaurar este excepcional vehículo en un año y medio. “Hemos restaurado tanto la tapicería interior como su exterior de chapa y pintura. Ha sido laborioso pero lo hemos disfrutado mucho”, comenta Antonio Alcázar Romera, bombero conductor del parque de Bomberos de Soria.

En esta tarea, el coste ha sido mínimo, señala Alcázar, pues “hemos contado con la colaboración económica del Ayuntamiento, pero la mano de obra ha sido nuestra por completo. La chapa y pintura, lo más costoso para que luciera mucho más. Su puesta en activo no ha superado los 2.000 euros”. Pero la cosa no acaba ahí y para reconocer a este vehículo todo su mérito han gestionado su catalogación como vehículo histórico, lo que es ya una realidad.

El vehículo autobomba tiene capacidad para albergar hasta siete plazas y su velocidad máxima oscila entre los 65 y 70 km/h. “Ahora le daremos un paseíto de vez en cuando y lo emplearemos en exhibiciones para lucir sus 26.000 km de urgencias y servicio ciudadano”, asegura con satisfacción este bombero-conductor que ya cuenta en su haber con la restauración de otras antiguas joyas automovilísticas que han sido rescatadas del olvido.

Una vez conseguido el reto restaurador, la primera parada fue la Cabalgata de Reyes de Soria de este año. “La acogida por parte del público fue tan buena - afirma Alcázar - que decidimos dar otro paso más para presentarlo en el reciente XVI Rally de coches antiguos Laurel de Baco”, que coincidió con la presentación de los vehículos de la XXXII Concentración. Todo un éxito y mucha satisfacción para este grupo de bomberos que ya sueñan con próximos proyectos.

Saber más…

Al bombero Conrad Dietrich Magirus, de la brigada antiincendios de Ulm, en Alemania, se le ocurrió en 1864 la brillante idea de crear un dispositivo para facilitar la labor a sus compañeros de profesión: una escalera con ruedas en la parte inferior y una plataforma en la superior para llegar fácilmente al fuego en viviendas y edificios de altura considerable. El invento de este bombero alemán fue tan espectacular, que su uso se extendió a otras dotaciones, y dio nombre a estos míticos camiones. Al principio, la escalera se colocaba en el suelo, pero la idea inicial fue mejorada por otra más innovadora al colocarla en el camión y permitir que girase, para alcanzar el fuego con mayor precisión. A partir de 1872, se evolucionó un poco más hasta los camiones de bomberos tal y como los conocemos hoy.

 

Imagen: ICAL